¡Hay de retos a Retos!

¡Hay de retos a Retos!
por: Mariana Alarcón

Recuerdo claramente el momento en que tomé la decisión: ¡Haré el reto!.... en ese momento lo sentía como algo necesario, algo que podría ayudarme a clarificar diversos aspectos de mi vida, lo que pasó después me dejó no sólo sorprendida sino profundamente agradecida.
Muchos me han preguntado ¿qué se siente?... qué se siente hacer el reto… mi respuesta siempre es la misma, hazlo, averígualo tú mismo… por que lo que sentí yo puede que no lo sientas tú, puede que tu experiencia sea totalmente distinta.

Antes de hacer mi primer reto, algo que me costaba mucho trabajo, y que creo a muchos nos cuesta era la puntualidad; llegar a tiempo para cualquier cosa me parecía casi imposible, con el paso de los días haciendo yoga diario y sabiendo que de no estar a tiempo perdería mi clase del día, de alguna manera empecé a tomar decisiones que me ayudaban a estar a tiempo y tranquila, como levantarme un poco antes, salir unos minutos antes de casa o comer más temprano, ajustes que afortunadamente logré mantener aún terminado el reto y que hoy me ayudan a ser puntual a lo que me propongo.

Creo que antes que cambios en tu cuerpo vienen cambios en tu mente, esa es otra de las cosas que pude percibir durante mis 60 días, al inicio, la palabra “Savasana” para mí era sinónimo de pensar y planear en todo lo que tenía que hacer en el día, si tenía alguna clase, algún trabajo que hacer, citas, compras, listas, etc… la paz mental parecía algo utópico. No se realmente en que momento pasó pero de alguna forma eso empezó a cambiar, lo sentí primero en mi cuerpo, al acostarme tenía siempre la maña de mover un pie, o tronarme los dedos mientras pensaba mil cosas, de pronto llegó un día en que no sentí la necesidad de moverme, y percibí algo que nunca había sentido…la calma, esa calma física que se acompañaba de una mente en blanco. Seré honesta, esto aún es un reto para mí, sobre todo por que recientemente me convertí en mamá y las listas y cosas que hacer se ha duplicado, pero aún con eso, hoy, hago un esfuerzo consciente por volver a esa calma que ya he logrado.

Otro punto que pude notar en los 60 fueron cambios físicos, sobre todo en la profundidad de mis posturas, fue en los 60 que logré ver mis pies en arco de piso por primera vez, y se sintió genial, fue en los 60 que logré bloquear mi rodilla por primera vez y sostenerla así, y que el dolor de espalda baja que siempre tenía por fin cesó. Hoy trabajo en recuperar la elasticidad que alcancé y sé que con paciencia volveré a ese punto, pues una vez que lo tienes lo quieres, esa sensación de ligereza física y mental.

En fin, el mayor beneficio o cambio que pude notar fue el ponerme a mí como prioridad en mi vida, durante estos 60 días no tienes de otra más que hacerlo, puede que tengas que cancelar compromisos previos y demás pues pase lo que pase tienes que estar 90 minutos frente a ti todos los días, Bikram lo dice, “lo más importante en tu vida es tu vida”, creo que eso a muy pocos nos queda claro, pensamos que los hijos, el trabajo, el dinero, pero si tú no estás bien, si no eres tu prioridad todo lo demás no podrá estar en orden, los 60 días me mostraron que es posible ser prioridad y aún así tener familia, trabajo y demás, es posible ver por ti y estar bien tú antes que otra cosa, pues sólo así podrás ver por los tuyos. Pase lo que pase, 90 minutos de tu día serán para ti, y lo vas a notar, este tiempo, hace toda la diferencia.

No es fácil, es quizá el mayor reto que te has propuesto, pero ya diste el primer paso, si estas leyendo esto es por que tienes ya la cosquillita de hacerlo, y te diré lo mismo que siempre digo, no lo pienses, hazlo, sólo hazlo, por que hay de retos a retos y éste en particular, es el único que conozco con la capacidad de verdaderamente cambiar tu vida.