Formación Básica: Yoga

Formación Básica: Yoga
Por: Adrián Alarcón

“La prática regular de Hatha Yoga favorece, además del cuidado del cuerpo, el desarrollo de la concentración, determinación y paciencia”

Yoga es una disciplina práctica proveniente de India. Registros, como el plasmado en los “Sutras” de Patanjali, ubican su origen aproximadamente hace 5 mil años. Yoga es una herramienta inalienable de la cultura Hindú, en donde se le da un uso específico, de acuerdo al tipo de yoga que se practique y a los objetivos deseados. De aquí, la expresión popular “todo es yoga”.

La práctica de yoga ha estado ligada desde entonces a la formación académica y personal: los padres envían a sus hijos desde muy temprana edad con el “Gurú”, maestro-­guía, quien habrá de compartirles la práctica de yoga, y a través de ella, fundar los cimientos del alumno como persona (por ejemplo, Bikram Choudhury, fundador de Bikram Yoga, fue enviado con su Gurú, Bishnu Gosh, y comenzó su formación a la edad de 3 años; y aún ahora, a sus 70 y tantos, siempre que imparte una conferencia, se remite inevitablemente a aspectos de esa formación básica).

Este esquema parece poco aplicable en Occidente: hablamos de culturas distintas, tiempos distintos, modos de vida y aspiraciones diferentes. Sin embargo, no hace falta demostrar, como ha sucedido desde los años 60’s (aunque Paramahansa Yogananda comenzó su labor en Estados Unidos en los años 20’s) (nota 1), que la práctica de yoga tiene mucho que aportar a este lado del mundo, dependiendo de la técnica que se practique y el objetivo perseguido.

De entre los ocho tipos básicos de yoga (nota 2), para efectos de este artículo, nos centraremos en la práctica de Hatha Yoga, más específicamente en la modalidad conocida como Bikram Yoga, para esclarecer los efectos que ésta tiene en el practicante, enfocándonos en la obtención y desarrollo de habilidades y aptitudes propias de la formación básica.
Hatha Yoga es yoga físico, corporal. Se basa en la adopción de determinadas posturas, a través de las cuales, el practicante desarrolla su flexibilidad y fuerza; dependiendo de las posturas realizadas, el practicante comprime y estira músculos, tendones, ligamentos y órganos internos, obteniendo así beneficios médicos que dan lugar a sensaciones de bienestar y salud. La realización de las posturas exige, a su vez, un enorme trabajo mental en el practicante, quien tiene que enfocarse con absoluta especificidad para poder alcanzarlas, mejorarlas y sostenerlas. Por lo tanto, la práctica regular de Hatha Yoga favorece, además del cuidado del cuerpo, el desarrollo de la concentración, determinación y paciencia.

Bikram Yoga es una serie de 26 posturas de Hatha Yoga que se realiza en un salón acondicionado a 42º centígrados. En estas condiciones el cuerpo cede con mayor facilidad, permitiendo estiramientos y compresiones más profundas, minimizando el riesgo de torceduras y desgarres, potenciado el acondicionamiento del sistema respiratorio y cardiovascular, favoreciendo la desintoxicación del cuerpo a través de la transpiración, apoyando efectivamente los procesos de disminución de peso, reforzando el trabajo mental de enfoque y concentración (Nota 3). Los salones de Bikram Yoga tienen espejos en las paredes, pues el practicante debe aprender a enfocarse en su propia práctica, en su propio cuerpo; debe aprender a mirarse y aceptar su realidad presente, y estar dispuesto a trabajar para corregirse y mejorarse, con la paciencia necesaria para aceptar que estos procesos toman tiempo y esfuerzo. Los maestros de Bikram Yoga son entrenados para favorecer que los practicantes lleven cada postura a su máxima expresión, mantengan su concentración en tiempo presente, superen la tendencia mental a la subestimación y se arriesguen a seguir buscando la progresión en su práctica, describiendo paso a paso la realización de cada postura, cada clase.

Cada una de estas cualidades tiene un lugar preciado en la formación académica y personal. Por otra parte, resulta notable la universalidad inherente a esta disciplina: cualquier persona puede practicarla, desde niños en edad preescolar hasta adultos mayores, sin importar su condición física actual, lesiones, historial clínico, estilo de vida, profesión, creencias, etc.

Cuanto hemos establecido hasta aquí nos permite plantear la siguiente pregunta: ¿qué beneficios puede obtener un niño que cursa su educación primaria con la práctica de Bikram Yoga?

Conviene entonces esclarecer las necesidades de nuestro sujeto: ¿a qué problemas se enfrenta? De toda la gama de posibilidades, concentrémonos en los siguientes, por la relevancia que han adquirido en la actualidad: Déficit de Atención, Violencia (Bullying) y Obesidad Infantil. Para cada uno, la práctica de yoga ha demostrado coadyuvar efectivamente en su solución.

En un artículo titulado “Research Review: Attention Deficit Hyperactivity Disorder (ADHD)”, Felicia M. Tomasko aborda el tema del Déficit de Atención e Hiperactividad infantil, condición padecida por 8-­10% de los niños en edad escolar en Norteamérica, y concluye que la práctica de yoga es útil para aliviar sus síntomas al favorecer el desarrollo de habilidades como la concentración y la relajación. Cabe resaltar que los sujetos de estudio se vieron beneficiados particularmente cuando ya no se encontraban bajo los efectos de sus medicamentos: Ritalin, Addera, Dexedrine, entre otros. (Nota 4)

Por su parte, Marie, Wyshak y Wyshak, en un estudio titulado “Yoga prevents Bullying in School”, realizaron un experimento en Boulder, Colorado (en donde se encuentra la Columbine High School, que en 1999 fue escenario de una masacre encabezada por dos estudiantes) entre los años 2004 y 2006, en el cuál introdujeron más de 300 niños a la práctica de yoga, reportando una disminución del 60% de actitudes abusivas de los niños hacia sus compañeros y una reducción del 42% de la percepción de ser abusado por compañeros en la escuela (Nota 5).

Finalmente, Kristin Henningsen reporta ante la Universidad Kaplan de Ciencias Médicas, que 17% de los niños entre 6 y 19 años de edad en Norteamérica padecen obesidad (en México son 4.5 millones de niños entre 5 y 11 años de edad). Involucrarse en una actividad física desestresante, en un ambiente seguro, que promueve el desarrollo de la auto-conciencia y la auto-­percepción, así como la generación de hábitos saludables, a través de la práctica de yoga, favorece la prevención y corrección de este problema (Nota 6).

Entonces, la práctica de Bikram Yoga, por ser capaz de condensar y potenciar los efectos de Hatha Yoga a través de su sistema de operación, la secuencia de posturas, la especificidad de las indicaciones, los espejos para la auto-observación consciente y la temperatura, resulta una herramienta ideal para superar obstáculos y solucionar problemas a través del desarrollo de habilidades de formación básica: la concentración, observación, control, determinación, perseverancia y paciencia.


Notas:
1. Para mayor información sobre el proceso de infiltración de la práctica de yoga en occidente y su adaptación como herramienta de desarrollo, revisar el artículo de Skolnik, Adam. “Swamis, Hippies and Hollywood”. L.A. Yoga Journal, septiembre-­octubre 2002. Volumen 1, número 1. Disponible en: http://www.layogamagazine.com/issue1/feature/feature.htm

2. Los ocho tipos de yoga, clasificados en los “Sutras” de Patanjali (“Ashtanga” significa “ocho extremidades”) son: Karma Yoga (de las acciones cotidianas), Hatha Yoga (del trabajo corporal), Raja Yoga (del trabajo mental), Vedanta Yoga (de la filosofía), Bhakti Yoga (de la devoción), Mantra Yoga (de los mantras, cantos o afirmaciones), Laya Yoga (del esoterismo) y Jnana Yoga (de la sabiduría).

3. En India, los términos “concentración” y “meditación” son sinónimos. Un compendio más extensivo de los beneficios obtenidos a través de la práctica de Bikram Yoga se encuentra en la siguiente liga: http://www.bikramyoga.com/BikramYoga/testimonials.php

4. Este artículo puede encontrarse en la siguiente liga:
http://www.layogamagazine.com/issue23/departments/research.htm

5. El reporte íntegro de este experimento se encuentra en:
http://www.calmingkidsyoga.org/Gifs/YogaPreventsBullyingInSchool.pdf

6. El dato sobre obesidad infantil en México fue obtenido en de la nota de Cecilia Téllez Cortés publicada en el diario La Crónica el 26 de enero de 2010, disponible en: http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=483571
El arti?culo de Kristin Henningsen “The Benefits of Yoga for Children” se encuentra en: http://healthandwellness.kaplan.edu/articles/yoga/The%20Benefits%2 0of%20Yoga%20for%20Children.html


Referencias:
Choudhury, B. (2002) Bikram’s Beginning Yoga Class. EUA: Yoga College of India Conferencias con Bikram Choudhury. Teacher’s Training, Spring 2007. Hawaii

Marie, D. et alt. (2006) Yoga prevents Bullying in School. EUA: Calming Kids Yoga. Disponible en: http://www.calmingkidsyoga.org/Gifs/YogaPreventsBullyingInSchool.pdf

Henningsen, K. (2011) The Benefits of Yoga for Children. EUA: Kaplan University. Disponible en: http://healthandwellness.kaplan.edu/articles/yoga/The%20Benefits%20of%20 Yoga%20for%20Children.html

Skolnik, A. (2002) Swamis, Hippies and Hollywood. EUA: L.A. Yoga Magazine. Volumen 1, nu?mero 1. Disponible en: http://www.layogamagazine.com/issue1/feature/feature.htm

Tomasko, F. (2006) Research Review: Attention Deficit Hyperactivity Disorder (ADHD). EUA: L.A. Yoga Magazine. Volumen 5, nu?mero 1. Disponible en: http://www.layogamagazine.com/issue23/departments/research.htm